Juguetes para adultos

cabecera 15

En SexyClic te enseñamos todo acerca de los mejores juguetes eróticos 

 

Vibradores, todo lo que siempre quisiste saber

¿Has tenido la idea de comprar un vibrador o consolador durante años? ¿ Has dejado pasar el tiempo poniéndote excusas para evitar experimentar? ¿Qué pasaría si mi madre lo encontrase en el cajón de mi mesilla de noche durante los años que viví con mis padres, o si mi marido se enterase de que ha sido reemplazado por un “amigo” que vibra?

No te preocupes, mucha gente tiene esas inquietudes, pero en este artículo vamos a compartir contigo todo lo que necesitas saber y nunca te atreviste a preguntar acerca de los juguetes sexuales preferidos por las mujeres en general.

Aunque hay algunos expertos que recientemente están en contra de esta teoría, la verdad es que la opinión más extendida en todo el mundo es que hay dos tipos de orgasmos, vaginal y del clítoris. Así que lo primero que debes preguntarte es si eres el tipo de chica que puede llegar a su clímax a partir de la estimulación del clítoris. Alrededor del 60 por ciento de las mujeres prefieren el orgasmo del clítoris, o tal vez lo tuyo es la penetración vaginal. Dependiendo de tus respuesta, debes elegir un juguete sexual que cause la estimulación externa o interna.

Pero, si eres de esas personas que lo quieren todo, no hay que preocuparse, porque en un sex shop hay juguetes eróticos que funcionan para estimular tu clítoris, así como el punto G para llegar a los orgasmos más completos.

El tamaño importa, pero lo mismo ocurre con el color, la forma, y ​​la sensación que te transmite el vibrador. Tu relación va a ser íntima, cercana y posiblemente de larga duración, por lo que acabarás enamorándote de tu nuevo vibrador. Tómate tu tiempo y asegúrate de elegir la opción que necesitas en este momento, ya que no todos los juguetes sexuales que existen en un sexshop son iguales.

Material: Los vibradores de barcelona sex shop pueden ser generalmente de silicona, gelatina, látex o PVC. Las opciones son variadas y es seguro decir que cualquier producto que ha pasado todos los controles de salud está hecho de un material adecuado, excepto para alergias específicas.

Diseño: Tanto la belleza en su forma como la adaptación más adecuada para ti es lo que puede hacer que el diseño te haga decidir por un vibrador u otro.

Tamaño: Está claro que nuestros cuerpos no son iguales ni nos gustan las mismas experiencias, por lo que deberás elegir el tamaño adecuado para ti. También es importante saber qué tipo de uso se le dará a tu nuevo vibrador. Un vibrador para usar en el dormitorio es completamente diferente a un vibrador para llevar en el bolso o, por ejemplo, de vacaciones.

Silenciosos: Parece anecdótico, pero es una característica importante a la hora de elegir un vibrador, cuanto más silenciosos sean los vibradores, más discretos y menos molestos serán.

Los beneficios del uso de juguetes sexuales son varios, increíble excitación, fuegos artificiales en colores vivos. ¿Se necesitan más explicaciones? Cualquier método que te permite llegar a un orgasmo debe ser, en sí mismo, beneficioso y positivo.

Los vibradores o cualquier otro juguete sexual que se encuentran en una tienda erotica ayudan a conocer nuestro cuerpo y explorar nuestra sexualidad. Sabiendo lo que te gusta y cómo te gusta, esto es vital para una vida sexual sana y feliz.

Los vibradores te liberan de las ataduras de las relaciones sexuales y los orgasmos, enseñándonos prácticas individualizadas que pueden capacitar a todo nuestro cuerpo a la sensación de placer.

Pueden mejorar nuestra relación, ya que facilita la comunicación al hablar de ello, nos ayuda a superar los tabúes y límites, y también nos ayuda a romper con la rutina.

El uso de vibradores u otro juguete erótico puede ser muy beneficioso con tu pareja, es un error muy común ver estos juguetes eróticos como un elemento únicamente para el placer en solitario o como un sustituto de la pareja. Aunque eso depende de cada uno y de cada pareja, pero el incorporar un vibrador en vuestras aventuras íntimas puede haceros experimentar sensaciones placenteras, salir de la rutina y encontrar nuevos “puntos” de placer. La comunicación con tu pareja es muy importante a la hora de introducir elementos nuevos en el dormitorio, el uso de vibradores u otros juguetes eróticos es por lo general un punto extra en las relaciones íntimas de pareja.

La tecnología al servicio del erotismo.

Hablar de vibradores, consoladores y todo tipo de juguetes sexuales electrónicos es casi como hablar tecnología. Así que cuando estás informándote acerca de juguetes sexuales ahora, es común encontrar muchos de términos tecnológicos, como el control remoto e incluso mp3, funciones de música que algunos de estos dispositivos tienen. Además, las baterías han sufrido una auténtica revolución, hay dispositivos que pueden ser recargados mediante la conexión a cualquier dispositivo electrónico a través de un puerto USB.

Pide consejo a un empleado de una tienda erótica especializada que, por cierto, sabe sobre las características, tamaño y rendimiento del producto de primera mano.

Existen vibradores de muchos precios en un sex shop, los más altos en prestaciones y con la última tecnología, exclusivos diseños que tienen un alto precio pero justificado y también existen vibradores de bajo coste, sencillos, eficientes y útiles. Todo depende de ti, de tu presupuesto y de lo que estás buscando, si te encanta la tecnología, o quieres uno de los productos más exclusivos del mercado, no lo dudes, un vibrador de alta tecnología es lo tuyo, te durará mucho, mucho tiempo. Pero si por lo contrario quieres un vibrador que te estimule, que haga su trabajo a la perfección y que además no te cueste mucho te recomendamos elegir uno con las características básicas que más se acerquen a lo que quieres.

En definitiva, elegir un vibrador es más fácil de lo que pueda parecer en un principio, y ha quedado demostrado que su uso es siempre positivo, tanto para su disfrute en pareja o en solitario. ¡A qué esperas para comprar tu nuevo vibrador!

 

princpal 2

 

Juguetes eróticos para ellos

Cuando una entra en una tienda erotica o juguetería –no nos equivoquemos, no hay Playmobil… pero es el nuevo concepto retuneado del antiguo sex shop– no espera descubrir una cosa parecida. Atónita y perpleja me quedé ante lo que no sabía muy bien qué era para descubrir lo último en juguetes masculinos: el fleshlight, un masturbador para hombres. Sí, la caja te despista. No es que yo esté en Belén con los pastores.

Y es que, francamente, el artilugio es lo más parecido a una linterna hasta que te paras a mirar en profundidad y te resulta terriblemente familiar lo que ves. El fleshlight es lo más parecido a una vagina empaquetada -aunque hay otras versiones como boca y ano-. La verdad es que me sorprendió, supongo que porque estamos más acostumbrados a ver juguetes para mujeres. Sin embargo, el dependiente de la tienda me sacó de mi error: “se venden como churros”, fue su frase. Y es que se ha convertido, en apenas diez años, en el artículo más vendido para hombres a nivel mundial: medio millón de ellos ya andan por el mundo regalando sensaciones. Muñecas hinchables, ¡temblad!, vuestros días están contados.

Muerta de curiosidad, me adentré –casi nunca mejor dicho- en esos mundos peculiares del Top Ten del erotismo. Por lo que dicen los expertos, la caja y el dependiente de la tienda es lo más parecido a una penetración sin el cuerpo a cuerpo. Ya no sólo porque está fabricado con un material -¡patentado y todo!- que es lo más similar a la piel en textura sino porque, además, algunos de ellos están diseñados con una precisión casi anatómica que sería casi real de no ser por las pilas. Lo mejor del tema es que, antes de utilizarla, es recomendable sumergirla en agua templada para que coja temperatura. En las instrucciones te advierten de que hay que utilizarla con lubricante y, eso sí, que es 100% higiénico: basta con retirar la parte gelatinosa y lavarla. Si es que está todo pensado.

Y, como en todo mercado, hay tendencias y niveles. Sí, tal cual. Desde la unidad de entrenamiento –para los primeros pasos en este mundillo- hasta los complementos más rocambolescos, o los que recrean una dilatación paulatina, como lo harían los músculos vaginales durante un acto sexual. Para los más entrenados, tres apuntes: hay un modelo “Crepúsculo” –que incluye colmillos-, otro al que se le llama coloquialmente “La dama de hielo” -ideal para voyeurs porque es transparente- y otro exótico –con dos clítoris, para seguidores de Star Trek, digo yo-.

Está claro que, el que no se consuela, es porque no tiene uno de estos.

 

priccipal 11